28/05/2012
0
lecturas |

Historias para reescribir: Venezuela en semifinales

40Notas publicadas

Popularidad

  • Foto 1/3 -- Portuguesa en 1977 con Jairzinho a la cabeza, dio su gran golpe contra Internacional (Pasión Libertadores)

  • Foto 2/3 -- Los soldados del Caracas FC edición 2009 (Nelson Pulido (Venezuela))

  • Foto 3/3 -- Deportivo Táchira en 2004 estuvo invicto hasta Cuartos de Final. (Pasión Libertadores)

Quedan cuatro equipos en la Libertadores 2012 y desde hace un tiempo se despidieron los cuadros venezolanos, pero las semifinales no son una instancia inalcanzable para el fútbol vinotinto. Hace tres años, Gabriel Cichero enmudeció al Olímpico de Porto Alegre en el último minuto con un cabezazo que iba a dejar a Gremio afuera del torneo. La gran campaña del Caracas FC en 2009 culminó porque faltaron un par de centímetros para que se concretara ese gol para romper el 0-0 y meterse en semis. Los Rojos del Ávila llevaban tres ediciones derrotando a equipos argentinos: dos veces a River, una a San Lorenzo y otra a Lanús. Ya no eran sorpresa.

Estudiantes de Mérida sonó fuerte en América de la mano de Richard Páez en 1999. Debió pasar primero por el peaje mexicano de la Prelibertadores y en el estadio Soto Rosa superó a los uruguayos Nacional y Bella Vista, además de repetir el triunfo ante Monterrey. Ganó en Ecuador y en cuartos goleó 3-0 a Cerro Porteño. La Olla de Asunción era el trámite para convertirse en semifinalista, pero los jugadores no levantaron las piernas y dejaron escapar esa buena diferencia. Todavía hoy los protagonistas sospechan del efecto de la comida que les dieron en el hotel paraguayo.

Táchira en 2004 se mantuvo invicto hasta llegar a cuartos de final. Dirigidos por César Farías, recorrieron sin derrotas Colombia, Paraguay, Argentina y Uruguay. Se encontraron luego con un Sao Paulo muy fuerte, que terminó contratando a una de sus figuras: Alexander Rondón. Minerven del ’94 tuvo al primer venezolano goleador de la Copa, Stalin Rivas. El pasaje a semifinales tenía un precio alto: enfrentar a Vélez Sarsfield, campeón de esa edición. Fue 0-0 en la confluencia de los ríos Orinoco y Caroní, pero en Liniers no alcanzó la resistencia, pese a que Gilberto Angelucci atajó casi todo, incluyendo un penal.

Pero antes sí hubo tres semifinalistas venezolanos, cuando en el sistema de competición clasificaba el primero de cada uno de los cinco grupos y se les sumaba el último campeón. Entonces se disputaban dos triangulares semifinales y los ganadores jugaban por la Copa. El gran Portuguesa de 1977, que contrató a Jairzinho, bailó al Inter de Porto Alegre, pero no pudo con Cruzeiro. Atlético San Cristóbal, de la mano de Walter Roque, el entrenador que más clubes dirigió en la historia copera, dejó en el camino a los ecuatorianos y se midió con los grandes de Uruguay en 1983. Un año después, ULA-Mérida eliminó a los peruanos para compartir la penúltima instancia con Flamengo y Gremio.

Las viejas participaciones en las semifinales de seis se proyectaron en los que acariciaron las de cuatro. En 2013 Deportivo Lara, Caracas y Anzoátegui tienen esos siete espejos y el desafío de verse todavía más grandes. La receta es conocida, aunque se haya extraviado en los últimos tres años.

OTRAS NOTAS

COMENTARIOS
0

Se el primero en comentar