BR Entrar no site em português: A maior rede de torcedores da Libertadores também em português FECHAR
Comparte esta nota
0 0 0
Notas
0
Lecturas
...

Hace 44 años, se producía la mayor tragedia del fútbol argentino

El clásico había tenido escaso vuelo futbolístico. Para colmo, no hubo un solo grito en toda la tarde. El River-Boca de aquel 23 de junio de 1968 estaba condenado al olvido. Lo más destacable sería, coincidieron todos, una travesura que Angel Clemente Rojas le hizo a Amadeo Carrizo poco antes del inicio del partido: el delantero xeneize le quitó su boina al arquero millonario, quien se rehusó a comenzar el juego hasta tanto no la tuviera puesta. El portero tuvo su revancha durante las acciones y en el complemento, ante la tibieza ofensiva visitante, Amadeo se sentó en el césped. Nada más para destacar en la cancha.

Con la desilusión a cuestas por el pobre espectáculo, los hinchas comenzaron a desandar el camino hacia la salida del Monumental sin saber lo que sucedería en la puerta 12 del estadio: una avalancha mataría a 71 personas, la mayoría de ellas menores, en la que fue la peor tragedia de la historia del fútbol argentino.

Todo sucedió en la tribuna visitante que da a Figueroa Alcorta. La cancha estaba colmada: había 90.000 personas y en algunos sectores hubo algunos pequeños tumultos. En la Puerta 12 –hoy sector L de la tribuna alta Centenario- hay un último tramo de escaleras con 80 escalones que dividen el descanso al aire libre del primer piso y la calle. Era un túnel en el que no se veía nada y. sobre todo, una trampa mortal si las puertas no estaban abiertas y los hinchas que vienen detrás comienzan a empujar con el afán de salir sin saber qué ocurre.

Los 71 hinchas fallecidos murieron a causa de los golpes y la asfixia. Hubo más de sesenta heridos y pudo haber sido peor. Casi cuarenta años después, todavía no se esclareció si los portones metálicos estaban cerrados o entornados. O si en realidad los molinetes no habían sido retirados. Hay otra versión que indica que no se trató de la puerta sino de una violenta represión policial. Según testimonios, la Montada recibió a bastonazos a los simpatizantes que intentaban salir y los obligó a retroceder, provocando la catástrofe.

Haya sido por las puertas o la policía, hay un dato en el que coinciden todos. No había iluminación en la escalera. No se veía nada, el piso estaba resbaladizo y no existían pasamanos ni barandas.

Como el promedio de edad de las víctimas era de 19 años (la mayoría de edad se adquiría a los 21 y no a los 18 como ahora), la causa recayó en el juez de Menores Oscar Hermelo. Cuando al otro día siguiente se dirigió al estadio para realizar un reconocimiento visual, se encontró con varias muestras de la tragedia: objetos personales y manchas de sangre por todos lados.

Los sucesos trascendieron en el exterior y Barcelona de España, Universidad de Chile y la Liga Paraguaya se ofrecieron a jugar en Buenos Aires partidos a beneficio de las familias de las víctimas. En el país, en tanto, se decretó duelo nacional.

La Justicia jamás halló responsables. A fines de 1968, la Asociación del Fútbol Argentino y los clubes reunieron 32 millones de pesos (casi 100 mil dólares) para los familiares a modo de resarcimiento. Pero para cobrar ese dinero, el interventor Armando Ramos Ruiz intimaba a los familiares a “renunciar expresamente a cualquier acción legal contra River” para exigir indemnizaciones. Dos años después, la AFA y River fueron condenados a pagarles 140.000 pesos ley a Nélida Oneto de Gianolli y Diógenes Zúgaro, familiares de víctimas. El resto de los damnificados no cobró nada.


Fuente: www.clarin.com
 

 

¿Te gustó el post?
0
0

Noticias relacionadas

Temas

River Boca clásico puerta 12 tragedia muertos 71 catástrofe AFA Carrizo Rojas avalancha 1968 23

Se el primero en dejar un comentario

... COMENTARIOS
Captcha

Ingresar el código:

Enviar

Lo mas popular

Posts destacados de hoy

Sigue leyendo

x