06/06/2012
0
lecturas |
1 Comentario

Boca impone el código penal: ganó 13 de las últimas 16 definiciones

Por Pasión LibertadoresRedacción Pasión Libertadores


  • El hombre sin rostro es Abbondanzieri, clave para el éxito de Boca en las definiciones por penales durante 2003, 2004 y 2005. (AFP)

¿Cuánto hay de fortuna y cuánto de pericia a la hora de ejecutar un penal? Se dice que es una lotería. También, que penal bien pateado es gol. El estado anímico durante el partido puede o no incidir al momento de la verdad. Lo cierto es que la tensión y los nervios existen y juegan su propio papel. Como sea, hay una realidad que impera y que se tiñe de azul y oro. No es muy cómodo enfrentar a Boca en una definición de este tipo. ¿Por qué? Porque desde 2000 hacia el presente, el Xeneize ganó 13 de las últimas 16 definiciones por penales que disputó.

"El único que puede estudiar y mirar es el arquero. Porque se repite el que patea. Después, yo no creo que se puedan trabajar mucho. Vos podés patear toda la semana, sin gente, sin presión, y hasta el arco te parece más grande", le contó Juan Román Riquelme, un especialista en la materia, al programa 90 minutos de fútbol de Fox Sports.

Las consideraciones de Román continuaron: "El penal hay que patearlo, después hablamos si fue bien o mal pateado. Es fácil opinar sentado frente a la TV, pero es muy difícil ir caminando solito al arco, se te pasan muchas cosas por la cabeza. Muchos jugadores hablan mucho y después no se animan, o se hacen los boludos, y agachan la cabeza cuando preguntan quién patea. No es tan fácil”.

Haciendo un poco de historia, los arqueros de Boca han tenido un protagonismo excluyente en la supremacía del equipo. En la Copa Libertadores 2000, Oscar Córdoba fue fundamental en la final ante Palmeiras, cuando le atajó penales a Asprilla y a Roque Junior.

Al margen de los méritos del portero colombiano, lo cierto es que Carlos Bianchi y su cuerpo técnico se encargaban de estudiar a los ejecutantes rivales. En aquella definición en el Morumbí, Carlos Ischia, ayudante de campo, se situó detrás del arco para indicarle a Córdoba qué debía hacer ante cada disparo.

Al año siguiente, en la definición ante Cruz Azul que volvió a consagrarlo como Rey de América, no fue Ischia sino uno de los utileros quien se paró detrás de la valla de Córdoba para indicarle. Claro, el técnico temía que uno de sus laderos sea sancionado.

El portero nacido en Cali emigró al Perugia italiano y su lugar lo ocupó Roberto Abbondanzieri, también clave en la “suerte” de Boca. A lo largo de su estadía en el club, el “Pato” atajó diez penales por Copa Libertadores, seis por la Sudamericana, seis por torneos locales y dos en la Copa Intercontinental.

Sin dudas, los más importantes fueron los que le contuvo a Pirlo y Costacurta en la definición de la Copa Interncontinental 2003 para que Boca se corone campeón mundial. Un par de años después, en el marco de la Copa Sudamericana 2005, atajó los tiros de Augusto y Beltrán y como si fuera poco convirtió el definitorio para darle un nuevo título al Xeneize.

En el medio de eso, queda también la alegría de la Copa Libertadores 2004, en el Monumental. Allí y ante un público conformado íntegramente por hinchas de River ante la prohibición de los hinchas visitantes, Boca despachó a su clásico rival para ganarse un lugar en la final.

Detrás de ese éxtasis inigualable por vencer a River desde los doce pasos, siguieron dos reveses. Primero porque cayó en la final de esa Copa ante Once Caldas por la misma vía. De nada sirvieron los penales que Abbondanzieri le atajó a Valentierra y Ortigón porque sus compañeros fallaron los cuatro que ejecutaron.

Poco después, por la Recopa, cayó 4-2 ante Cienciano, con penales malogrados por Tevez y Vargas. Y la última derrota por esta vía fue en los octavos de final de la Copa Sudamericana 2006, ante Nacional por 3-1.

La bonanza de los penales sigue en la Copa Argentina y por medio de otro arquero (Sebastián Sosa), que en este rubro ha resultado más determinante que el portero titular (Agustín Orion). El uruguayo se destacó ante Olimpo (le atajó dos a Rolle) y contra Merlo (Friedrich).

El protagonista habló al respecto. "Cada vez que sé que voy a atajar, me gusta estudiar a los ejecutores. Busco por YouTube para tratar de ver penales que patearon anteriormente ¿Si a Toledo (de Rosario Central) lo tenía visto? La verdad es que no, para nada. Pero también está la intuición, cómo se perfilan a la hora de patear", afirmó el arquero.

Fuente: canchallena.lanacion.com.ar

 

 

OTRAS NOTAS

COMENTARIOS
1

1 comentario y 0 respuestas

1

06-06-2012 21:33:22

Gonzalo.fiorotto Sin selección Sin selección

Les parece que haya tenido suerte en tan altos porcentajes? Les guste o no hemos tenido los mejores arqueros , Oscar Cordoba , Pato Abbondanzieri ;)