05/09/2012
0
lecturas |

Los PROMEDIOS, una sinrazón que se ha propagado por América

El fútbol ha sido siempre un deporte de reglas simples y llenas de sentido común: una pelota, 11 jugadores por bando, un rectángulo, dos arcos y a jugar... Esta sencillez ha sido una de la causas principales por la cual se ha popularizado hasta el extremo en todo el mundo.

Por lamateur

Argentina Independiente

26Notas publicadas

Popularidad

Síguelo en:

Las reglas claras también se daban en la organización de los torneos: se coronaba campeón el que ganaba más puntos y descendía el que salía último. Nada raro... Hasta que algún iluminado creó el sistema de promedios para determinar los descensos en cada temporada.

Este sistema comenzó a aplicarse en Argentina en 1957, y en 1963 se dejó sin efecto. Luego se volvió a implementar desde 1983 en adelante. Desde hace unos años se ha adoptado en los torneos de Bolivia, Colombia, México, Paraguay y Uruguay.

El sistema de promedios se aplica para los descensos, de modo que al final de cada temporada pierden la categoría los 2, 3 o 4 equipos de peor rendimiento en los últimos 3 años (el algunos países se toman en cuenta sólo 2 años), no los del año que acaba de finalizar.

Los promedios son criticados permanentemente en Argentina. Entonces, la pregunta es ¿Por qué los otros países lo han “importado”? No tiene mucho sentido.

Se dice que este sistema es para “proteger” a los equipos grandes, pero eso es muy relativo. Doy un ejemplo: tras haber cumplido 100 temporadas ininterrumpidas en primera división en Argentina, Independiente lucha ahora por no descender por las pobres campañas hechas en los dos años anteriores. Entonces ¿dónde está el beneficio de los promedios?

Otro interrogante que surge de este sistema es el siguiente: si se toman las últimas 3 temporadas para definir los descensos, ¿porqué no se hace lo mismo para definir a los campeones? Seguiría estando mal, pero habría más coherencia.

El colmo casi ocurre en Argentina hace un par de meses: Tigre estuvo a punto de ser campeón y de jugar la promoción (una especie de repechaje) al mismo tiempo. Es decir: un equipo podría ser campeón y descender...

Una maravilla este sistemita de los promedios, que lo único que aporta es confusión e injusticia a un deportes que es lo que es gracias a su lógica simple y universal. 


Para seguir con el tema les recomiendo una lectura muy buena sobre la historia de los promedios en Argentina:
http://www.la-redo.net/a-punto-de-caer-edicion-final-26711/

OTRAS NOTAS

COMENTARIOS
0

Se el primero en comentar