0
Lecturas
0

EL FAMOSO Clásico de la fuga: 63 años y seguimos esperando

Domingo 9 de octubre de 1949, Peñarol se enfrenta a Nacional en el que se convertiría en uno de los clásicos que pasarían a los anales de la historia del fútbol en Uruguay. "La Escuadrilla de la muerte" tenía otra ocasión más para consagrarse y aumentar aún más su leyenda.
En un principio parecía que Peñarol había subestimado a su rival, puesto que Nacional estaba haciendo una muy buena labor en el aspecto defensivo, hasta que a los 38 minutos llegó el gol. Schiaffino fue el encargado de regalar con gran serenidad a Ghiggia el balón con el que con tiro alto y violento batió por completo a Paz, guardameta de Nacional. Luego y en el minuto 41 de partido el colegiado Horacio Bochetti, dio la ocasión a Peñarol de ponerse con 2-0 en el marcador al señalizar penalti. Un penalti que propició también la expulsión de Tejera por insultos. Míguez fue el encargado de lanzarlo, pero Paz logró rechazar, un rechace que cazó Vidal y finalmente mandó a la red. Esta circunstancia provocó una nueva airada protesta de los jugadores de Nacional que desembocó en una agresión de Walter Gómez sobre el colegiado y su consiguiente expulsión.
Así se llegó al término de los primeros 45 minutos, tras los cuales saltó la noticia: Nacional se negaba a saltar al terreno de juego aludiendo que no estaba conforme con la actuación de colegiado. Está fue la versión que Nacional esgrimió, una versión que posiblemente tuviera algún fundamento pero que sin duda no era la única, puesto que el miedo a salir a jugar con nueve toda una segunda mitad ante el conjunto de "La escuadrilla de la muerte", jugó un papel fundamental en esta historia, puesto que de haberse jugado esa segunda mitad la goleada habría sido de las que marcan época. LOS SEGUIMOS ESPERANDO

¿Te gustó la nota?

0
0
Compartir Compartir Compartir Compartir
0 comentarios

0 comentarios

Se el primero en comentar

Ingresar el código:

Enviar

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Libertadores.

0
Lecturas
0

Clasico de la fuga PEÑAROL-NACIONAL

 Peñarol ganó el clásico 2 a 0 correspondiente a la Copa de Montevideo de 1971, disputado el 6 de febrero. Este clásico quedará en la historia ya que al quedar en inferioridad numérica, el tradicional adversario hizo expulsar a sus jugadores para suspender el partido y evitar la goleada histórica.

El partido se marcó desde el comienzo por el juego brusco del rival. El argentino Castronovo y el yugoslavo Petkovic ya en los primeros segundos de juego se hacían imparables para la defensa tricolor; de esta manera marcaban el dominio carbonero dentro del campo de juego y rápidamente Peñarol abre el score con gol del argentino Onega de tiro libre.

Peñarol ganando 1 a 0 sigue siendo más peligroso, jugando un fútbol más vistoso. Mientras tanto, el rival de siempre se dedicaba solamente a pegar de forma alevosa. Es tanta la violencia empleada por los jugadores del tradicional rival que el yugoslavo Petkovic termina con fractura del tercio superior del peronéluego de recibir un patadón del jugador Mujica. Increíblemente Mujica no es expulsado en dicha jugada.

A los 35’ aparecen los primeros expulsados, uno de cada bando. Anchetta agrede a Lamas y éste reacciona, resultando los dos expulsados. Los tricolores siguen desbordados y siguen utilizando las agresiones para poder detener a los delanteros carboneros. A los 43’ Maneiro es expulsado por aplicarle un puntapié de atrás a Acuña. Luego de esa expulsión el juez expulsa a Montero Castillo y a Mujica por insultar al juez.

¿Te gustó la nota?

0
0
Compartir Compartir Compartir Compartir
0 comentarios

0 comentarios

Se el primero en comentar

Ingresar el código:

Enviar

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Libertadores.

0
Lecturas
2

LO DEL 49 NO SE OLVIDA JAJAJAJJJAJAJAJAJA LA GALLINA RAJA

EN 1949 EN UN CLASICO PEÑAROL NACIOMAL PEÑAROL IBA GANANDO Y A NACIOMAL LE HABIAN ECHADO A ALGUNOS JUGADORES POR AGRESION AL ARBITRO Y NO DECIDIERON INGRESAR EN EL SEGUNDO TIEMPO TEMIENDO LA GOLEADA HISTORICA = GALLINA = SEGUI PARTICIPANDO= MANYA PAPA POR SIEMPRE

¿Te gustó la nota?

0
0
Compartir Compartir Compartir Compartir
2 comentarios

2 comentarios

Se el primero en comentar

Ingresar el código:

Enviar

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Libertadores.

0
Lecturas
2

El clásico de la fuga: Peñarol 2 - Nacional 0, en 1949

 

El Clásico de la Fuga

9 DE OCTUBRE DE 1949, DÍA EN EL QUE NO VOLVIERON MÁS.

“… El deshonor le pesará para siempre”

La temporada de 1949, había comenzado como era de costumbre con el Campeonato Competencia y Peñarol lo había conquistado con puntaje perfecto y con la friolera de 35 goles a favor (un promedio de casi 4 por partido) y tan solo 9 en contra.

El 21 de julio de aquel año se dio inicio al Campeonato Uruguayo y Peñarol goleó 5-0 a Liverpool, luego 5-2 a Central, 3-0 a River Plate, 3-1 a Danubio, 6-1 a Defensor, 6-0 a Wanderers y 5-3 a Cerro. Aquel equipo, que luego de aquella temporada, pasaría a la historia como “La Máquina del 49”, cuya potencia goleadora arrasaba a los rivales, llegaba con los resultados mencionados a la octava fecha a enfrentarse a su tradicional rival.

La semana previa se vivió con mucha pasión y en un ambiente caldeado por la cantidad de entradas que Peñarol, locatario en aquella oportunidad, había destinado a los simpatizantes del Club Nacional. El club Decano llevaba 4 puntos de ventaja sobre Nacional, pero éste tenía un partido menos jugado.

En una tarde lluviosa y tribunas colmadas se diputó el encuentro. A las 15:30 hs en punto, dio el comienzo del partido Laña, centro delantero de Nacional. El partido arrancó con gran dominio de Peñarol, jugando casi completamente en campo adversario. A los 38 minutos de juego Varela próximo a las posiciones de ataque, elevó centro que Vidal tomó para tirar sobre el arco, donde Paz rechazó a medias. Juan Schiaffino recogió el esférico y tiró nuevamente, suscitándose otro rechazo, esta vez de Rodolfo Pini, que quedó en poder de Schiaffino. Este pudo tirar, pero con gran serenidad dio a Ghiggia en la derecha y éste con tiro alto y violento batió por completo a Paz en medio de una extraordinaria explosión de los hinchas que colmaban el Estadio Centenario. Este gol de Ghiggia quedará marcado también como el primer gol que le anotaba a Nacional.

Pocos minutos más tarde, cuando estaba terminando el primer tiempo, el juez sancionó penalpara Peñarol y ante la protesta y los empujones que el jugador tricolor Tejera emprendiera ante el árbitro, este lo expulsó. El penal fue pateado por Míguez y atajado en primera instancia por el golero Paz, pero en el rebote el Patrullero Vidal convirtió el segundo gol.

Los jugadores de Nacional protestaron invasión de Vidal, un jugador tricolor le tiró barro en la cara al juez y Walter Gómez lo pateó siendo expulsado. Se reanudó el juego con el correspondiente saque del medio, jugando ahora Nacional con 9 jugadores. Y cuando avanzaba Schiaffino en poder de la pelota ordenando un nuevo avance de su línea, se escuchó el silbato del árbitro dando por finalizado el primer tiempo del partido con la victoria parcial de Peñarol. Nacional debía enfrentar el segundo tiempo perdiendo 2-0 y con nueve jugadores.

Todos los presentes en el Estadio presagiaban la goleada, cuando en el transcurso del intervalo, comenzó a correr el rumor de que Nacional no se presentaría a jugar el complemento. Salieron los jueces a la cancha, salió Peñarol a la cancha, pero el tradicional rival nunca lo hizo.


El juez hizo sonar el silbato y dio por terminado el encuentro. Peñarol emprendió la vuelta olímpica ya que con ese resultado se coronaba campeón de la Copa de Honor y como por arte de magia, paró de llover y salió el sol.


Las críticas ante la actitud antideportiva de Nacional fueron unánimes y no se hicieron esperar.

El diario El Día repudiaba lo sucedido culminando sus comentarios con la frase “Hay que saber perder y luchar hasta el fin”.

El delegado de Nacional, intentó explicar lo inexplicable, haciendo mención al desfavorable estado de ánimo de sus players y diciendo que los futbolistas en el vestuario expresaron no disfrutar de las garantías necesarias y decidieron retirarse.

Peñarol no hizo esperar su respuesta, expresando su dolor por lo sucedido y dejando en claro que, “en nuestros años de adversidad, jamás nosotros hemos salido de una cancha de fútbol en esas condiciones, rehuyendo a la lucha de nuestro caballeresco antagonista. Hemos recibido goleadas y dado hurras al club contrario al salir de la cancha”.

Nadie desconocía el verdadero motivo de la fuga por el túnel. Como dijo Ortuño:

Con nueve, once o doce jugadores nos hubiéramos tomado la revancha del 6 a 0”

Dionisio Alejandro Vera (Davy) lo confirmó:

“Digan que Nacional se retiró, porque si no le encajaban seis”

Un editorial de El Plata explicó el concepto:

“No hubo relación proporcionada ente causa y efecto, pero aunque la hubiera, tampoco se hubiera justificado el abandono de la cancha. […] [Nacional no volvió] porque habiendo quedado con nueve hombres temió caer por un escore de guarismos sensacionales. Esta debe ser la verdad auténtica.

[…] El secreto no radica siempre en saber ganar. Es preciso tener temple y elegancia para saber perder y Nacional no supo elegir el verdadero camino.

El deshonor le pesará eternamente.”

Han pasado 62 años de aquella memorable jornada. Va nuestro reconocimiento a todos los integrantes de aquella formidable e histórica MÁQUINA DEL 49.

Peñarol formó con: Flavio Pereyra Natero, Enrique Hugo y Sixto Possamai; Juan Carlos González, Obdulio Varela y Washington Ortuño; Alcides Edgardo Ghiggia, Juan Eduardo Hohberg, Oscar Omar Míguez, Juan Alberto Schiaffino y Ernesto Vidal.

.

¿Te gustó la nota?

0
0
Compartir Compartir Compartir Compartir
2 comentarios

2 comentarios

Se el primero en comentar

Ingresar el código:

Enviar

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Libertadores.

0
Lecturas
3

Se cumplen 63 años del Clásico de la Fuga

La temporada de 1949, había comenzado como era de costumbre con el Campeonato Competencia y Peñarol lo había conquistado con puntaje perfecto y con la friolera de 35 goles a favor (un promedio de casi 4 por partido) y tan solo 9 en contra. 

9 DE OCTUBRE DE 1949, DÍA EN EL QUE NO VOLVIERON MÁS.

“… El deshonor le pesará para siempre”

El 21 de julio de aquel año se dio inicio al Campeonato Uruguayo y Peñarol goleó 5-0 a Liverpool, luego 5-2 a Central, 3-0 a River Plate, 3-1 a Danubio, 6-1 a Defensor, 6-0 a Wanderers y 5-3 a Cerro. Aquel equipo, que luego de aquella temporada, pasaría a la historia como “La Máquina del 49”, cuya potencia goleadora arrasaba a los rivales, llegaba con los resultados mencionados a la octava fecha a enfrentarse a su tradicional rival.

La semana previa se vivió con mucha pasión y en un ambiente caldeado por la cantidad de entradas que Peñarol, locatario en aquella oportunidad, había destinado a los simpatizantes del Club Nacional. El club Decano llevaba 4 puntos de ventaja sobre Nacional, pero éste tenía un partido menos jugado.

En una tarde lluviosa y tribunas colmadas se diputó el encuentro. A las 15:30 hs en punto, dio el comienzo del partido Laña, centro delantero de Nacional. El partido arrancó con gran dominio de Peñarol, jugando casi completamente en campo adversario. A los 38 minutos de juego Varela próximo a las posiciones de ataque, elevó centro que Vidal tomó para tirar sobre el arco, donde Paz rechazó a medias. Juan Schiaffino recogió el esférico y tiró nuevamente, suscitándose otro rechazo, esta vez de Rodolfo Pini, que quedó en poder de Schiaffino. Este pudo tirar, pero con gran serenidad dio a Ghiggia en la derecha y éste con tiro alto y violento batió por completo a Paz en medio de una extraordinaria explosión de los hinchas que colmaban el Estadio Centenario. Este gol de Ghiggia quedará marcado también como el primer gol que le anotaba a Nacional.

Pocos minutos más tarde, cuando estaba terminando el primer tiempo, el juez sancionó penal para Peñarol y ante la protesta y los empujones que el jugador tricolor Tejera emprendiera ante el árbitro, este lo expulsó. El penal fue pateado por Míguez y atajado en primera instancia por el golero Paz, pero en el rebote el Patrullero Vidal convirtió el segundo gol.

Los jugadores de Nacional protestaron invasión de Vidal, un jugador tricolor le tiró barro en la cara al juez y Walter Gómez lo pateó siendo expulsado. Se reanudó el juego con el correspondiente saque del medio, jugando ahora Nacional con 9 jugadores. Y cuando avanzaba Schiaffino en poder de la pelota ordenando un nuevo avance de su línea, se escuchó el silbato del árbitro dando por finalizado el primer tiempo del partido con la victoria parcial de Peñarol. Nacional debía enfrentar el segundo tiempo perdiendo 2-0 y con nueve jugadores.

Todos los presentes en el Estadio presagiaban la goleada, cuando en el transcurso del intervalo, comenzó a correr el rumor de que Nacional no se presentaría a jugar el complemento. Salieron los jueces a la cancha, salió Peñarol a la cancha, pero el tradicional rival nunca lo hizo.

El juez hizo sonar el silbato y dio por terminado el encuentro. Peñarol emprendió la vuelta olímpica ya que con ese resultado se coronaba campeón de la Copa de Honor y como por arte de magia, paró de llover y salió el sol.

Las críticas ante la actitud antideportiva de Nacional fueron unánimes y no se hicieron esperar.

El diario El Día repudiaba lo sucedido culminando sus comentarios con la frase “Hay que saber perder y luchar hasta el fin”.

El delegado de Nacional, intentó explicar lo inexplicable, haciendo mención al desfavorable estado de ánimo de sus players y diciendo que los futbolistas en el vestuario expresaron no disfrutar de las garantías necesarias y decidieron retirarse.

Peñarol no hizo esperar su respuesta, expresando su dolor por lo sucedido y dejando en claro que, “en nuestros años de adversidad, jamás nosotros hemos salido de una cancha de fútbol en esas condiciones, rehuyendo a la lucha de nuestro caballeresco antagonista. Hemos recibido goleadas y dado hurras al club contrario al salir de la cancha”.

Nadie desconocía el verdadero motivo de la fuga por el túnel. Como dijo Ortuño:

Con nueve, once o doce jugadores nos hubiéramos tomado la revancha del 6 a 0”

Dionisio Alejandro Vera (Davy) lo confirmó:

“Digan que Nacional se retiró, porque si no le encajaban seis”

Un editorial de El Plata explicó el concepto:

“No hubo relación proporcionada ente causa y efecto, pero aunque la hubiera, tampoco se hubiera justificado el abandono de la cancha. […] [Nacional no volvió] porque habiendo quedado con nueve hombres temió caer por un escore de guarismos sensacionales. Esta debe ser la verdad auténtica.

[…] El secreto no radica siempre en saber ganar. Es preciso tener temple y elegancia para saber perder y Nacional no supo elegir el verdadero camino.

El deshonor le pesará eternamente.”

Han pasado muchos años de aquella memorable jornada. Va nuestro reconocimiento a todos los integrantes de aquella formidable e histórica MÁQUINA DEL 49.

Peñarol formó con: Flavio Pereyra Natero, Enrique Hugo y Sixto Possamai; Juan Carlos González, Obdulio Varela y Washington Ortuño; Alcides Edgardo Ghiggia, Juan Eduardo Hohberg, Oscar Omar Míguez, Juan Alberto Schiaffino y Ernesto Vidal.

 

FUENTE: WWW.PADREYDECANO.COM
LINK: www.padreydecano.com/cms/historias-clasicas/clasico-de-la-fuga/

 

¿Te gustó la nota?

0
0
Compartir Compartir Compartir Compartir
3 comentarios

3 comentarios

Se el primero en comentar

Ingresar el código:

Enviar

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Libertadores.

0
Lecturas
0

Peñarol le recuerda a Nacional el clásico de la gallina inflable

La gallina inflable nació el domingo 11 de mayo del 2008 (Día de la Madre en Uruguay), en el clásico en el cual Peñarol le ganó, con baile incluido, a Nacional por 4 a 2 (goles de Pacheco, Olivera (2) y Bueno). Ese clásico será recordado para siempre como “el clásico de la gallina”. 


Esa tarde fue el día donde se demostró que los hinchas de Peñarol estamos varios escalones arriba de los otros hinchas en tema de ser originales y creativos ya que nunca en ningún clásico del mundo se hizo algo tan original e inigualable. 
 

¿Cómo nació la Gallina Inflable?

La misma nació por idea de un miembro de manyacapo.com y del Grupo de Los Pibes del Palacio radicado en el exterior del país y así comenzó la movida de hacer una gallina inflable gigante del Club Nacional de Football. 

Toda la movida fue organizada por el grupo como también de hinchas del exterior, y sin apoyo de nadie de otros clubes, ni dirigentes, ni jugadores, sólo los hinchas. 

La Gallina se mandó a hacer a Argentina y se compró con plata de gente del grupo (Los Pibes del Palacio y Los Manyas del Exterior) y también una parte fue con el aporte de la gente en el colectivo de Abitab. 

Al principio, la idea era de llenarla con helio, pero solamente el helio nos costaba 25.000 pesos. Entonces, se decidió que la inflaríamos con un compresor de aire. 

El domingo en horas de la mañana estábamos presentes en el estadio para intentar entrarla. Pasaban las horas y cada vez se complicaba más la entrada del inflable. 

20 minutos antes de que comenzara el partido, la comenzamos a inflar gracias a los cables de la luz, los cuales se encontraban arriba del baño de damas y sirvieron para prender el compresor. 

Y ahí nació ella, a los 15 minutos mas o menos del primer tiempo fue donde se hizo conocer ante todos. Cuando entró la Amsterdam no paraba de alentar, festejar y reírse al mismo tiempo. En la tribuna del frente era todo silencio (como casi siempre) y también se dijo que mucho llanto se veía en una Tribuna Colombes ,la cual tampoco estaba llena cosa que no nos sorprende ya que es común que no llenen una popular. 

Esa gallina paso a la historia, tuvo hasta una repercusión mundial la misma ya que en muchos diarios del mundo hablaron de la misma. Como anécdota queda una del día que Uruguay enfrenta a Noruega en Oslo, ese mismo día a todos los jugadores de Uruguay le dan una revista deportiva noruega y la misma para explicar como era el fútbol uruguayo hablaban solo de Peñarol y de la hinchada de Peñarol con una foto de la Gallina Inflable y explicando la cargada de nuestra hinchada al sobrenombre que tiene nuestro rival de todas las horas. 

La gallina después de este clásico también se hizo presente en el "Día del Niño Carbonero" y en el partido revancha de la Copa Libertadores contra el DIM. 

Tiene que quedar claro que esto forma parte del folclore del fútbol y queda en eso, en simplemente una cargada al tradicional rival. 

 

http://www.youtube.com/watch?v=ctkNAxfCf30

 

PEÑAROL PAPA X SIEMPRE

¿Te gustó la nota?

0
0
Compartir Compartir Compartir Compartir
0 comentarios

0 comentarios

Se el primero en comentar

Ingresar el código:

Enviar

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Libertadores.

Lo más popular

Post destacados de hoy